UA-47860825-1 Los libros de Dánae ranktrackr.net

Translate

domingo, 15 de abril de 2018

La navaja de Ockham.- Jorge Molina

Reseña La navaja de Ockham.- Jorge Molina

Año de edición: 2017
ISBN: 978-1981415892
Formato: Papel

Sinopsis:

Valencia, finales de 2012.

El millonario Rodrigo Villalonga muere en su cama. En su testamento, se revela un reparto meticulosamente preparado: un legado envenenado que considera la codicia y falta de escrúpulos de sus beneficiarios, algunos de ellos cabezas de poderosas organizaciones criminales.

A lo largo de varias grabaciones, Rodrigo también muestra una inquietante capacidad para predecir detalles sobre su propia muerte y los acontecimientos todavía por venir.

Tras los primeros asesinatos, el frágil equilibrio que une los clanes se tambalea. Tanto la investigación policial liderada por el inspector Gabriel Marías como la oficiosa del detective Mauricio Sales tropiezan con dos incógnitas increíbles:

¿Se pueden mover los hilos desde el otro lado de la tumba?


¿Es capaz un hombre de dejarse asesinar con tal de obtener su venganza? (Sinopsis extraída de: Amazon).

El autor:

Jorge Molina Martínez (Castellón, 1973) es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valencia (1997), especialista en Angiología y Cirugía Vascular por el Hospital del Mar de Barcelona (2004) y Máster en Medicina Estética por la Universidad de Valencia (2009). Ha desarrollado períodos de formación complementaria en Mainz (Alemania), Luxemburgo, Universidad de Virginia y Massachusetts General Hospital de Boston (Estados Unidos). Ha desarrollado su actividad profesional como médico especialista tanto en el sector público como en el privado en Castellón y Valencia entre 2004 y 2013.

Continuando con su proyección internacional, fue reclutado en 2013 para desarrollar los Servicios de Cirugía Vascular de dos complejos hospitalarios en Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos), tanto en el sector privado como en el gubernamental, donde ha ejercido como Jefe de Servicio de Cirugía Vascular y Jefe de la Unidad de Cura de Herida Crónica hasta final del 2017.

Actualmente ejerce como Director de la Clínica Vascular Dr. Jorge Molina, que presta servicio en distintas ubicaciones en Valencia (España) y alrededores.


Vinculado de una u otra manera a la docencia desde la época universitaria ha dado clases, charlas y cursos de muy variada temática a toda clase de públicos. A partir de 2014 ha decidido encauzar a esta vocación formadora editando una colección de libros enfocados a la divulgación de conocimientos médicos al gran público. También ha iniciado camino recientemente en el mundo literario y ha publicado su primera novela, titulada “La navaja de Ockham”. (Biografía extraída de: La medicina hecha fácil).

Mi reseña:


Hoy os hablo en el blog de una novela que llegó a mis manos gracias a mi amigo Néstor Belda, escritor y corrector de estilo, autor de Todas son buenas chicas, un libro de relatos que recomiendo encarecidamente que leáis y cuya reseña podéis leer aquí; se trata de La navaja de Ockham de Jorge Molina, que debuta en el mundo literario con esta novela, un thriller que nos mantiene en vilo desde la primera página y con el que intentaremos descubrir si la verdad es aquello que se nos muestra o si por el contrario, habrá algo más oculto que también a nosotros, como lectores se nos escapa.

La navaja de Ockham nos traslada a Valencia en 2012. Aquí, en una tranquila residencia de ancianos se descubre el cadáver de Rodrigo Villalonga, un conocido millonario. Sin embargo, será tras la lectura de su testamento cuando se desate el auténtico infierno. A lo largo de varias grabaciones, Rodrigo va dando las indicaciones precisas sobre el reparto de toda su fortuna, realizado de tal manera que resulta ser una herencia envenenada para aquellos que la han de recibir, entre quienes se encuentran las cabezas de poderosas organizaciones criminales. Pero además, en estas grabaciones, Rodrigo va dando detalles inquietantes relacionados con su propia muerte y con acontecimientos que todavía no han ocurrido. A partir de este momento, las diferentes ramas de la familia se sentirán amenazadas por los demás, sobre todo cuando comiencen a aparecer los primeros cadáveres y la investigación policial no sea capaz de dar caza a un asesino capaz de no dejar rastro alguno.



La novela de Jorge Molina me ha resultado muy entretenida, uno de esos thrillers que te entretienen y te mantienen pegado a sus páginas desde el principio. Es verdad que todavía le quedan algunas cosas por pulir, pues en algunas escenas se nota cierto desorden que, aunque es necesario en el thriller, en este caso, ese desorden queda demasiado cercano al caos, llega a emborronar demasiado alguna escena. Pero lo cierto es que, en líneas generales, nos encontramos ante una historia bien construida, con elementos interesantes, que nos plantea cómo la avaricia de las personas es, en algunos casos, ilimitada, y cómo, si alguien sabe tocar las teclas adecuadas, puede llegar a manipular a los demás a su antojo. En La navaja de Ockham nos encontramos con un hombre que, después de muerto, va dando muestras, a través de las grabaciones que componen su testamento, hasta donde conoce a aquellos que le rodeaban en vida, siendo capaz de adelantar cuáles serán sus siguientes pasos, y si estos resultan tras predecibles, es porque tras ellos solo se esconde una cosa: la avaricia desmedida, la necesidad de amasar más y más dinero, sin importar su procedencia ni los métodos utilizados para conseguirlo. Sin embargo, esa misma avaricia se vuelve en contra de ellos cuando ellos mismos se conviertan en víctimas y los asesinatos comiencen a ser algo habitual; será en ese momento cuando Gabriel Marías, inspector de policía, y Mauricio Sales, investigador privado, tengan que unir sus fuerzas para encontrar a un asesino que no deja ningún rastro más allá de los cadáveres que va dejando a su paso.

Escrita bajo un estilo directo, en La navaja de Ockham Jorge Molina utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que, conocedor de toda la información, tanto objetiva como subjetiva, que afecta a todos los personajes que van apareciendo en la novela, se expresa en tercera persona y nos proporciona una visión más global y objetiva de toda la historia. La novela se desarrolla en un hilo temporal lineal, aunque contiene algunos flashbacks que proporcionan información importante para el lector y que aclaran hechos del presente. Con unas descripciones correctas, lo cierto es que personalmente he disfrutado mucho con los escenarios de esta novela, ya que transcurre en Valencia, mi ciudad, y al conocer la mayoría de los lugares físicamente, podía recrear de una manera mucho más real todo lo que el autor me describía, pero lo cierto es que, aunque no seas de Valencia, no vas a tener ningún problema en recrear los escenarios en tu mente. También los diálogos son correctos, por lo que encontramos unas escenas bien desarrolladas, aunque como he comentado con anterioridad, en algunos momentos, como ocurre por ejemplo en la escena que se desarrolla en el Palacio del Marqués de Dos Aguas, hay demasiado caos, demasiado desorden, y esto no permite al lector terminar de disfrutar del todo de este momento en la lectura.



Palacio Marqués de Dos Aguas
En cuanto a los personajes, se puede decir que La navaja de Ockham es una novela coral, pues son varios los personajes principales sin los cuales no se puede entender el desarrollo de la novela. Por supuesto, es imposible no contar con el propio Rodrigo Villalonga, quien parece manejar todos los hilos de la historia incluso más allá de la muerte. Pero el papel que juegan Gabriel y Mauricio, inspector de policía e investigador privado respectivamente es crucial para llegar a la resolución de unos asesinatos que a priori parecen no tener resolución posible; por eso, ambos deciden unir sus fuerzas en un tándem no muy usual pero que les permite llegar donde por separado no pueden. Importante también será la figura de Nuria, la enfermera personal de Rodrigo y que se convierte en la única persona en la que este siente que puede confiar, aunque esa confianza pueda convertirse en una trampa mortal para la propia Nuria, que siente que su tranquila vida salta por los aires tras la muerte del millonario. Y resulta imposible dejar de lado la inquietante presencia de Ramiro Ockham, sobrino y mano derecha de uno de los familiares de Rodrigo, una oscura personalidad escondida tras una irresistible fachada. Personalmente, en algunos momentos he tenido la sensación de que los personajes eran muy numerosos, quizás demasiados, y andaba algo perdida; de hecho, creo que algunos de ellos no aportan gran cosa a la trama y desvían la atención más que otra cosa.


En líneas generales, he disfrutado con la lectura de La navaja de Ockham y además, siempre ilusiona descubrir nuevos autores a los que seguir la pista. Jorge Molina me ha parecido un buen descubrimiento, y estaré atenta a sus nuevas historias.




lunes, 9 de abril de 2018

La tierra del viento.- Javier Arias Artacho

Reseña La tierra del viento.- Javier Arias Artacho

Editorial: Roca Editorial
Año de edición: 2018
ISBN: 9788417092702
Formato: Papel

Sinopsis:

A finales del siglo XIX, durante los últimos años de la Inglaterra victoriana, una joven muchacha se ve abocada a viajar hacia los confines del mundo después de quedar huérfana. Se trata del sur de Argentina, casi el último puerto habitado antes de alcanzar la Antártida. De Ushuaia, aquel pequeño y lejano enclave fundado por los misioneros anglicanos, solo sabe de asesinatos de colonizadores a manos de sus indígenas, pero también de la construcción de un poblado rodeado de una belleza tan inesperada como desconocida.

Sophie Collinwood acabará aceptando su destino, incluso la posibilidad de casarse con un hacendado inglés para hacerse cargo de la educación de su hijo. Sin embargo, la hacienda de Daniel Summer y su familia parece haber enterrado un misterio que a ella se le irá manifestando poco a poco, en silencio, hasta que la muchacha llegue a comprender que su vida está en peligro.

¿Qué oculta aquella hacienda? ¿Quién habita entre las sombras de aquella casa? (Sinopsis extraída de: Roca Editorial).

El autor:

Javier Arias Artacho nació en 1972 en Barcelona, aunque creció en Argentina, su país adoptivo. Es licenciado en Filología Hispánica y compagina su tiempo entre la docencia y la literatura, pero también con su familia. Está casado, tiene tres hijas y reside en Valencia.


Su trayectoria como escritor cuenta con novelas históricas que alcanzaron el éxito de crítica y lectores, así como también de obras  juveniles bien reconocidas en el mundo de la educación. Sus trabajos más conocidos son Eitana, la esclava judía y El general maldito, pero también Argentina, un sueño extinguido, La sombra de Masada, Náufragos o No cierres los ojos. (Biografía extraída de: Roca Editorial).

Mi reseña:


Nueva entrada en el blog y os hablo de una novela que he disfrutado mucho, que me ha permitido viajar a una tierra inhóspita pero fascinante. Hoy os cuento mis impresiones sobre La tierra del viento de Javier Arias Artacho, autor del que ya he leído otras novelas (cuyas reseñas podéis leer aquí) y que siempre he disfrutado. En esta historia, nos trasladamos hasta Ushuaia, una tierra extrema donde una joven se enfrentará no solo a la dureza de la zona, también deberá enfrentarse a los secretos ocultos en una familia que no conoce y que de repente deberá considerar como propia. Agradezco a Roca Editorial y a Javier Arias Artacho el envío de un ejemplar para su lectura y reseña.

La tierra del viento nos presenta a Sophie Collinwood, una joven de dieciocho años que debe hacerse cargo de hermano pequeño tras la pérdida de su madre. Será entonces cuando decida ir en busca de su padre biológico, un párroco que no afrontó la paternidad en su momento. La vida de Sophie sufrirá un vuelco cuando la única solución para ella y su hermano sea partir hacia una tierra lejana y salvaje, donde no hace mucho tiempo ni siquiera los exploradores eran capaces de sobrevivir. Sin embargo, una vez en su nuevo hogar, no será la dureza de la tierra el mayor desafío al que tenga que enfrentarse la joven, pues oscuras sombras se ciernen sobre los Summer, la familia de la que ahora forma parte. Sophie comenzará a deshacer los nudos de un pasado que amenaza con destruir a aquellos que luchan por mantenerlo oculto pero también a aquellos que intenten sacarlo a la luz.



Como he comentado al principio de la reseña, La tierra del viento no es la primera novela que leo de Javier Arias Artacho, ya que con anterioridad había leído Eitana, la esclava judía y El general maldito; y os puedo decir que en las tres ocasiones que he abordado una historia suya he disfrutado mucho la lectura. En esta ocasión, el autor nos traslada hasta Ushuaia, una tierra salvaje donde la vida, en el siglo XIX, es tremendamente dura, donde los colonos que se atreven a asentarse en estos parajes deben enfrentarse a una climatología adversa y a una vida que no es fácil. Hasta aquí llega una joven inglesa de dieciocho años, Sophie Collinwood, tras perder a su madre y verse sin nada, con un hermano pequeño al que sacar adelante. En La tierra del viento somos testigos de cómo una joven tiene que abandonar todo aquello que conoce para establecerse al otro lado del mundo, sin que se tenga en cuenta su opinión, por el hecho de que allí una familia desea cubrir unas necesidades a las que ella se adapta; nadie le pregunta a Sophie si está de acuerdo, cuáles son sus deseos, lo que refleja muy bien el status de la mujer en el siglo XIX, y por desgracia el que sigue teniendo en muchos lugares del mundo en pleno siglo XXI. Javier Arias Artacho nos brinda una historia que entremezcla la historia con el romanticismo y algunos tintes sobrenaturales.

Escrita bajo un estilo directo, en La tierra del viento Javier Arias Artacho opta por la figura de un narrador externo omnisciente que se expresa en tercera persona y que nos proporciona toda la información, tanto subjetiva como objetiva que afecta a todos los personajes que van apareciendo a lo largo de la novela, y que nos proporciona una visión más global y objetiva de todo lo que acontece a lo largo de la historia. La novela mantiene un hilo temporal lineal durante casi todo el tiempo, aunque contiene analepsis o flashbacks que nos proporcionan información importante relativa al pasado de los personajes y que afecta a su presente; en un momento determinado, se abren dos tramas que suceden al mismo tiempo pero que afectan a dos personajes principales por separado, por lo que van sucediendo de forma simultánea. Javier Arias Artacho nos ofrece unas descripciones muy buenas, que nos permiten viajar hasta Ushuaia, una tierra, por lo menos para mí, casi desconocida, y así conocer mejor su dureza, el contraste cultural que se produjo entre sus gentes y los colonos que poco a poco, fueron arrancándoles sus costumbres y sus territorios; a esto se unen unos diálogos bien llevados que nos dejan conocer a los personajes, y que componen unas escenas con una correcta visibilidad donde los lectores disfrutamos de un viaje desde nuestro sofá.

Yamanes
En cuanto a los personajes, La tierra del viento está protagonizada por Sophie Collinwood, una joven inglesa que debe crecer de golpe tras la muerte de su madre. Conocemos a una Sophie que, desde el principio, debe aprender a tomar decisiones por sí misma, que debe mostrar una fortaleza que no siempre siente. Cuando llega a Ushuaia conocerá a los Summer, una familia de colonos que está atrapada por sus propios secretos, siendo devorada por ellos. Daniel Summer es un hombre atormentado que se refugia en el alcohol, y que no sabe luchar contra los fantasmas que le acosan y que le llevan a no ser responsable con Adam, su pequeño hijo de cuatro años, que es víctima inocente de todos los errores cometidos por los errores cometidos por los adultos que le rodean. Personalmente, me han resultado tremendamente odiosos los personajes de Catherine y Victoria Summer, no ha habido momento de la novela en que no haya deseado que desaparecieran. El personaje de Eduardo, capataz de los Summer y principal apoyo de Sophie, me ha gustado bastante aunque en ocasiones he echado de menos que se produjera una mayor interacción con ella, que compartieran más escenas y no se separaran tan pronto.



La tierra del viento ha sido una de esas novelas con las que he viajado lejos sin moverme del sofá, una de esas historias que me ha permitido conocer, a través de los ojos de una mujer fuerte cómo el futuro, en ocasiones, se escribe a través de los secretos del pasado. 



miércoles, 4 de abril de 2018

Los pequeños incendios.- Ben Pastor

Reseña Los pequeños incendios.- Ben Pastor

Editorial: Alianza Editorial
Año de edición: 2018
ISBN: 978-84-9104-867-1
Formato: Papel

Sinopsis:

Otoño de 1940, Francia sufre la ocupación del Ejército alemán. Al capitán Martin Bora, de contrainteligencia militar, se le ordena trasladarse primero a París, donde debe contactar con un polaco que tiene importante información oculta de los soviéticos, y luego a Bretaña para seguirle la pista a un oficial alemán que aparentemente está allí estudiando insectos: Ernst Jünger, héroe de la Primera Guerra Mundial y conocido escritor. Bora lo admira, pero el régimen de Hitler desconfía de él.

Su misión se va a complicar cuando es brutalmente asesinada la esposa de un ambicioso contraalmirante alemán, bien relacionado con la cúpula de los servicios de información militar: una mujer bretona, muy religiosa y de familia adinerada, madre de un complejo oficial de la Marina. Bora tendrá que asumir la investigación de un caso que plantea muchas dudas, en un ambiente ambiguo, agitado de pasiones e intereses ocultos de todo tipo. Una investigación salpicada de "pequeños incendios" en la que contará con la ayuda del enigmático Ernst Jünger desde una esquiva y desconfiada amistad.


Un cura expulsado del sacerdocio, nacionalistas bretones, una cantante de cabaret desencantada con la vida, una población bretona menos resistente al invasor de lo que se esperaba, la hostilidad de los SS..., todo envuelto por la misteriosa magia celta, las tradiciones arcanas y las brumas de Bretaña, marcarán las pesquisas de un Martin Bora que de nuevo, buscando algo de humanidad y justicia en medio de los horrores de la guerra, tendrá que enfrentarse a la disyuntiva de cumplir con su deber o no traicionar sus profundas convicciones morales. (Sinopsis extraída de: Alianza Editorial).

La autora:

Es el seudónimo de María Verbena Volpi, que estudió Arqueología en la Universidad La Sapienza de Roma. Marchó a Estados Unidos enseñando en las universidades de Illinois y Ohio, y posteriormente ha sido profesora de Ciencias Sociales en la Universidad de Norwich en Vermont.


Es conocida especialmente por sus novelas de tipo policiaco desarrolladas durante la Segunda Guerra Mundial. (Biografía extraída de: Lecturalia),

Mi reseña:


Sé que es un día poco habitual para traeros reseña nueva al blog, pero quiero aprovechar estos días libres para contaros más lecturas que he ido acabando en estas semanas, pues tengo un montón de novelas sobre las que contaros impresiones. En esta ocasión os voy a hablar de Los pequeños incendios de Ben Pastor, novela que llegó a mis manos gracias a Alianza Editorial, a quienes agradezco el envío de un ejemplar para su lectura y reseña. Esta vez no he conseguido conectar con la novela, no he logrado entrar en la historia ni llegar a comprender del todo qué me quería contar la autora; he tenido la sensación durante toda la lectura de que iba dando tumbos sin un verdadero sentido, sin seguir un hilo argumental real, como si Ben Pastor fuera plasmando en el libro las ideas que le fueran viniendo a la cabeza sin tener claro dónde quería llegar con su novela.

Los pequeños incendios nos traslada a Francia en 1940. El país está sufriendo la ocupación nazi y al capitán Bora, de contrainteligencia militar y recién llegado a la capital, se le ordena trasladarse a Bretaña, donde debe seguir la pista a Ernst Jünger, un oficial alemán que supuestamente se encuentra en la zona estudiando insectos. Sin embargo, cuando Bora llegue a un pequeño pueblo de la zona, todo se complicará al aparecer brutalmente asesinada la esposa de un contraalmirante alemán. Martin Bora se verá obligado a asumir la investigación personalmente, que se irá complicando y destapando poco a poco pasiones e intereses ocultos.

Brest

Como he comentado al principio de la reseña, no he conectado en ningún momento con este libro, y la verdad es que es algo que me sabe fatal. Si bien es cierto que esta novela es la número once de una serie, y que a priori podría parecer una barbaridad empezar a leer una saga cuando va tan avanzada, lo cierto es que este libro se puede leer de forma independiente bastante bien, ya que Ben Pastor nos proporciona los datos suficientes para situarnos en la historia sin perdernos y poder conocer al protagonista. Lo que me parece imperdonable en cualquier libro es llegar a la página 150 y que todavía no me haya contado nada, y eso es lo que me ha ocurrido con Los pequeños incendios; conforme iba pasando las páginas, me iba preguntado cuando lograría situarme de verdad en la trama, lograr entender qué me quería contar la autora, cuál era la verdadera historia que finalmente iba a descubrir. Sin embargo, como os he dicho, había llegado a la página 150 y no había logrado averiguar ninguna de estas cosas. Personalmente, creo que esto no se puede pasar por alto en ninguna novela, pero especialmente en una novela negra, que creo debe presentar la trama en las primeras veinte (cincuenta cómo mucho) primeras páginas.


Escrito bajo un estilo directo, en Los pequeños incendios Ben Pastor opta por dos tipos de figuras narrativas, ya que por una parte observamos un narrador externo omnisciente que se expresa en tercera persona y que lleva el mayor peso de la narración, y por otra observamos que también aparece un narrador interno protagonista en algunos momentos, que se expresa en primera persona a través de la voz de Martin Bora, quien escribe un diario en el que plasma algunas de sus vivencias y pensamientos. En Los pequeños incendios he observado un desequilibrio entre las descripciones, bien realizadas por parte de la autora, y los diálogos, que me han dado la impresión, en muchas ocasiones, de divagar dentro de la trama, dando la sensación de que los personajes andaban como perdidos dentro de la escenas, que en mi opinión, no llegaban a quedar del todo bien resueltas. Es verdad que conforme se avanza en la novela se nota una mejora en la resolución de las escenas, pero resulta costoso ese avance. La novela mantiene un hilo temporal lineal aunque contiene algunos flashbacks que nos proporcionan información relevante sobre el pasado de los personajes que influye en su situación presente.

Landerneau

En cuanto a los personajes, el análisis es bastante paralelo al de estilo. Martin Bora, el protagonista, es el personaje central de una serie en la que Los pequeños incendios es la novela número once, pero como he comentado anteriormente, se puede leer bastante bien de forma independiente, ya que la historia que nos cuenta es autoconclusiva y Ben Pastor nos proporciona los datos suficientes para poder movernos por la trama sin necesidad de conocer las historias que la preceden. Bora se nos presenta como un hombre desconfiado, procedente de una familia de intelectuales y que no termina de entender muy bien la actitud de muchos de los que le rodean, aunque en ocasiones también él se conduce de formas un poco contradictorias. En cuanto a los personajes que le acompañan en Los pequeños incendios, me da la impresión de que no terminan de estar del todo perfilados, y me hubiera gustado poder ahondar más en la figura de Ernst Jünger, que termina estableciendo una extraña amistad con Bora mientras este investiga el asesinato de la esposa del contraalmirante, pero no llega a mostrarse del todo. Lo que sí me ha gustado es la forma en la que Ben Pastor mezcla algunos personajes históricos, como el propio Jünger Rothschild o Canaris, con los personajes ficticios, de manera que la interactuación entre ellos parece totalmente real.

Ernst Jünger
 A pesar de mi experiencia con Los pequeños incendios, creo que es justo que, si sois aficionados a este tipo de lecturas, vosotros mismos decidáis si os apetece darle una oportunidad y conocer de cerca a Martin Bora. 


domingo, 1 de abril de 2018

La vida escondida entre los libros.- Stephanie Butland

Reseña La vida escondida entre los libros.- Stephanie Butland

Editorial: Lince Ediciones
Año de edición: 2018
ISBN: 978-84-17302-04-7
Formato: Papel

Sinopsis:

Una maravillosa novela que es un canto de amor a los libros, un bonito homenaje a la lectura y a todos quienes encuentran en ella su redención en una novela cuya protagonista es del todo inolvidable.

Loveday Cardew prefiere los libros antes que las personas. Si te acercas a ella lo suficiente, podrás ver que lleva tatuadas las frases iniciales de las novelas que más le gustan. Sin embargo, hay secretos de su pasado que jamás te revelará.

Quince años atrás, Loveday perdió todo lo que tenía y amaba en una fatídica noche. Aquel horrible acontecimiento la llevó a convertir la librería en la que trabaja en su único refugio, pero todo está a punto de cambiar: alguien que conoce su pasado está tratando de enviarle un mensaje, y no hay nada que ella pueda hacer para evitarlo.


Será a través de los libros que el lector y la misma protagonista descubrían la verdad que tantos años lleva escondida. (Sinopsis extraída de: Lince Ediciones).

La autora:

Inició su carrera como escritora después de luchar contra el cáncer y sólo ahora se atreve a afirmar que es novelista. Hasta ahora ha publicado tres novelas –La vida escondida entre los libros, The other half of my hearth y Letters to my husband. (Biografía extraída de: Lince Ediciones).

Mi reseña:


Hoy os traigo al blog la reseña de una novela que me ha gustado muchísimo y que ha conseguido emocionarme. Se trata de La vida escondida entre los libros de Stephanie Butland, y que llegó a mi biblioteca gracias a Lince Ediciones, quienes me ofrecieron un ejemplar para su lectura y reseña. Me gustaría resaltar el catálogo irresistible que poco a poco nos va brindando esta editorial, y de la que tengo ya unos cuantos títulos en la recámara. El libro del que hoy os hablo nos regala una de esas historias que consiguen conquistarte desde la primera página, presentándote a una protagonista, Loveday, que poco a poco se va convirtiendo en alguien cercano, que pese a no haberlo tenido fácil, consigue conectar con el lector.

Whitby
La vida escondida entre los libros nos presenta a Loveday, una joven inglesa apasionada por la lectura desde niña que trabaja en una pequeña librería. Quince años atrás, Loveday perdió todo lo que amaba en una sola noche siendo solo una niña y ahora solo se siente segura cuando está rodeada de libros, prefiriendo pasar sus horas pasando las páginas de una obra que teniendo contacto con gente. Sin embargo, el pasado vuelve a llamar a su puerta, pues alguien conoce sus secretos y está tratando de enviarle un mensaje, a pesar de los intentos de Loveday por mantener sus secretos a salvo.



Con esta novela, Stephanie Butland nos presenta una historia llena de ternura y esperanza, pero al mismo tiempo, contiene una historia trágica, que marca irremediablemente la vida de Loveday, aunque no voy a desvelaros el qué para no destriparos una parte muy importante de la trama. Poco a poco los lectores vamos averiguando porqué Loveday se siente más segura rodeada de libros que de personas, desconfiando de todo aquel que intenta acercarse a ella; solo Archie, el dueño de la librería donde trabaja se ha podido ganar su confianza, aunque lo ha conseguido con paciencia y poco a poco. La vida escondida entre los libros nos habla de cómo las situaciones vividas en la infancia nos marcan de forma irremediable en nuestra vida adulta, pero también de cómo perdonar es fundamental para poder seguir adelante, de cómo el rencor termina por destruir no a la persona objetivo de ese sentimiento sino a la persona que lo siente. Es imposible ir hacia delante si únicamente vivimos mirando hacia el pasado, y en este libro vemos como Loveday no puede comenzar a vivir realmente su vida mientras sigue anclada a aquello que ocurrió quince años atrás. Pero en este libro también hay rasgos de metaliteratura, pues los libros también son protagonistas, y no solo porque Loveday trabaje en una librería, sino por la importancia que estos tienen para ella a lo largo de toda su vida. De hecho, la joven se tatúa las primeras frases de aquellas obras que más han significado para ella a lo largo de su vida; pero además, será a través de los libros cómo su pasado intentará volver a su presente.

Escrita bajo un estilo directo, en La vida escondida entre los libros, Stephanie Butland utiliza la figura de un narrador interno protagonista que se expresa en primera persona a través de la voz de Loveday, quien nos va contando su historia, mediante diferentes saltos temporales pues la narración va pasando por diferentes momentos de la vida de la joven, sin seguir un hilo temporal lineal. Estos diferentes momentos de la vida de Loveday se agrupan en diferentes partes pues, por ejemplo en Poesía encontraremos los capítulos donde la protagonista nos hable de su vida en el momento actual o en Crimen será donde nos vaya narrando los hechos ocurridos quince años atrás. De esta forma, la información que vamos obteniendo es mucho más subjetiva, pues es a través de sus ojos cómo obtenemos toda la información, cómo vamos conociendo al resto de personajes que van apareciendo a lo largo de las páginas del libro. Stephanie Butland nos ofrece unas descripciones certeras, que nos permiten adentrarnos en los escenarios donde transcurre la acción, casi podemos tocar los ejemplares que toca la propia Loveday, sentir la familiaridad que transmite la librería de Archie a pesar del caos reinante, y además esto se acompaña de unos diálogos bien trabajados por la autora, con lo que se nos brindan unas escenas con una buena visibilidad.



En cuanto a los personajes, en líneas generales todos están bien dibujados por parte de la autora dentro de la novela, aunque en algunos de ellos me ha faltado un poco de desarrollo viendo el peso que llevaban dentro de la novela. Loveday es la clara protagonista de La vida escondida entre los libros, y se nos presenta como una joven que se siente más cómoda entre libros que entre personas, que arrastra una infancia difícil y que se niega a compartir sus secretos y sus vivencias con nadie, ya que piensa que no se puede mostrar vulnerable; sin embargo, cuando Nathan cruza un día la puerta de la librería, poco a poco comienza a darse cuenta de que no puede pasar el resto de su vida dando la espalda a todas las personas con las que se cruza. Nathan es un chico simpático que quiere llegar a Loveday, aunque ella se muestra reticente; lo cierto es que me hubiera gustado “ver” más a Nathan en la novela, quien en ocasiones queda demasiado eclipsado por la presencia de ella. Un personaje que me ha encantado ha sido el de Archie, me ha resultado entrañable; y una relación que no he terminado de entender del todo ha sido la de Loveday con Rob, pues creo que ella es demasiado condescendiente con él.



La vida escondida entre los libros es una de esas novelas que no se deben dejar escapar, una de esas historias que te hacen disfrutar y pensar que por mucho que la vida traiga adversidades siempre existen cosas por las que luchar y seguir adelante.


domingo, 25 de marzo de 2018

El puente de los tesoros.- Óscar Rojo

Reseña El puente de los tesoros.- Óscar Rojo

Editorial: Plan B
Año de edición: 2017
ISBN: 9788417001247 
Formato: Papel

Sinopsis:

Cuando uno sube por la calle Segovia desde el sur, el paisaje queda completamente dominado por el imponente viaducto que pasa por encima de ella. Apenas una semana después de su inauguración, en 1875, los periódicos daban la noticia del primer suicidio y, ocho días más tarde, del segundo. Serían los primeros de una larga lista que iría forjando la triste leyenda del viaducto como destino por excelencia para los madrileños que elegían poner fin a su vida.

Por eso, pocos meses después de la inauguración, se promovió la colocación de más faroles para iluminarlo mejor -también por la presencia en las cercanías, según se decía, de gente de malvivir-, y se planteó la posibilidad de elevar la altura de las barandillas para disuadir a los suicidas. Cuando los diez nuevos faroles se inauguraron, uno de los periódicos satíricos de la época lo justificaba «porque el municipio opina, muy fundadamente, que los suicidas deben ir al otro mundo alumbrados».

Este es el escenario de la nueva novela de Óscar Rojo, quien nos propone un viaje de aprendizaje y madurez por parte de Martín y Marga, dos hermanos que tras la muerte de su madre llegan a Madrid y encuentran cobijo en el submundo del viaducto de Segovia.


Mientras los hermanos se van adaptando a la dureza de su nueva realidad, conoceremos las historias de sus compañeros en este viaje. Pero un día Martín desaparece, y Marga no parará hasta encontrarlo. El resultado es una obra dotada de un realismo periodístico con toques literarios, que arroja una mirada honesta sobre el Madrid de los ochenta. (Sinopsis extraída de: Megustaleer).

El autor:

Óscar Rojo nació en Madrid en 1962. Tras diplomarse en Dirección de Cine, comenzó a trabajar en publicidad como creativo, profesión en la que ha sido reconocido con más de doscientos premios nacionales e internacionales. Ha sido profesor de creatividad y redacción publicitaria en la Universidad Europea de Madrid, la Universidad Antonio de Nebrija y la ESIC Business & Marketing School, entre otras. En 2011 cambió la publicidad por el cine. Ha escrito y dirigido dos largometrajes, Brutalbox y Omnívoros, seleccionados en los festivales de Málaga, Montreal, Chicago y París, entre otros. Como actor, forma parte del elenco de las series de televisión Águila Roja, El secreto de Puente Viejo, Acacias 38, El Caso, etc. (Biografía extraída de: Megustaleer).

Mi reseña:


Hoy os hablo en el blog de El puente de los tesoros de Óscar Rojo, una novela que llegó a mis manos gracias a la propuesta de Plan B, a quienes agradezco el envío de un ejemplar para su lectura y reseña. En esta novela, dura pero al mismo tiempo llena de esperanza, nos trasladamos al Madrid de mediados de los ochenta, con un país que todavía luchaba por llegar al nivel del resto de Europa, lastrado por cuarenta años de una dictadura que nos llevó a la cola del continente. A través de la mirada de dos hermanos que lo pierden todo, los lectores conocemos cómo aquellos que se ven obligados a subsistir sin nada, son los primeros dispuestos a compartir lo poco que van encontrando en su día a día.

Los Yébenes
El puente de los tesoros nos presenta a Martín y Marga dos hermanos de quince y doce años respectivamente que, tras la muerte de su madre, abandonan Los Yébenes, el pueblo donde vivían con ella, y se trasladan a Madrid para buscar al padre biológico de él. Sin embargo, nada saldrá como los hermanos habían pensado y terminan pasando los días en las calles de la capital. Será así como se cruzarán con la Señorita Caridad, una mendiga que lleva años malviviendo bajo el viaducto de Segovia, donde comparte su día a día con otros que como ella, pasan sus días sin un techo bajo el que cobijarse. Sin embargo, gracias a esta mujer que pese a sus circunstancias, jamás ha perdido la dignidad, Martín y Marga no se sentirán desprotegidos ni abandonados. Solo la presencia de El Sevillano, un delincuente que manda sobre aquellos que se refugian bajo el viaducto, amenaza la tranquilidad de ambos hermanos.


Óscar Rojo nos brinda la oportunidad de adentrarnos en un mundo tremendamente duro, pero al mismo tiempo lo hace desde una perspectiva llena de esperanza, que nos permite seguir creyendo en el ser humano, en que las personas, aún estando en las peores condiciones, seguimos queriendo ayudarnos los unos a los otros. No hay muchos libros que versen sobre la mendicidad, o por lo menos, que su historia principal se centre en las vidas de estas personas que, no nos podemos engañar, son los grandes invisibles de esta sociedad, casi siempre son los grandes olvidados; muchas veces ni siquiera los vemos cuando vamos andando por las calles, o no los queremos ver, a veces nos resulta molesto tenerlos delante, pero muchas veces cabe preguntarse, ¿nos resulta molesta su presencia o nos resulta molesta su realidad por ser algo que no es tan improbable?. Al leer El puente de los tesoros te das cuenta de que los “vecinos” del viaducto de Segovia están ahí por diversas circunstancias, pero eran personas como tú o como yo, con vidas normales, con trabajos y con familias, y que o bien de repente o bien poco a poco, fueron perdiendo sus vidas hasta caer en la mendicidad.

Escrita  bajo un estilo directo, en El puente de los tesoros Óscar Rojo utiliza la figura de un narrador externo omnisciente que se expresa en tercera persona y que nos va desgranando poco a poco toda la información que afecta a los personajes que van apareciendo a lo largo de la novela, tanto subjetiva como objetiva. Aunque la trama principal del libro se desarrolla bajo un hilo temporal lineal, encontramos numerosos flashbacks a través de los cuales vamos conociendo las historias individuales de cada una de las personas que convive bajo el viaducto junto a Martín y Marga una vez sean acogidos por la Señorita Caridad. Con unas descripciones certeras, que nos permiten ir situándonos en cada uno de los escenarios donde transcurre la acción, aunque en algunas ocasiones he echado de menos que el autor se explayara un poco más en explicar algunas de las situaciones por las que pasan los protagonistas, que en ocasiones se me han quedado un poco cortas. Estas descripciones se acompañan de unos diálogos correctos, con los que se componen unas escenas que contienen una correcta visibilidad que nos permite adentrarnos en una historia cargada de emoción. He de reconocer que hubo un momento de la novela en que ocurrió un acontecimiento que me descolocó mucho, pero que el autor resuelve al final y que consiguió que todo me cuadrara.



En cuanto a los personajes, El puente de los tesoros me ha parecido una historia que contiene algunos personajes cargados de sensibilidad y fortaleza. Por supuesto, es imposible hablar de la novela de Óscar Rojo sin hablar de Martín y Marga, los dos hermanos protagonistas. Desde nuestra perspectiva actual, resulta incomprensible que dos hermanos puedan quedarse huérfanos y terminen en la calle, como mendigos, sin que nadie vele por ellos, estando los Servicios Sociales a por uvas, pero hay que situarse en la época en la que se desarrolla la historia, mediados de los ochenta, cuando el bienestar de los niños no era una prioridad como lo puede ser ahora, aunque todavía queda mucho por hacer (y viendo las noticias de los últimos días, no sé si estamos yendo hacia atrás como sociedad). Pero El puente de los tesoros no se entiende sin la Señorita Caridad, ella es el espíritu del viaducto, ella representa todos los valores de aquellos que, pese a tener que mendigar por unas monedas, no han perdido la perspectiva, no han perdido su identidad, y conociendo la dureza de la calle, intentan hacérselo un poco más fácil a aquellos que acaban de llegar.


Creo que El puente de los tesoros no es una lectura fácil, no es de esas novelas que te ayudan a irte a uno de esos lugares en los que quieres estar cuando abres la tapa de un libro, pero no por ello es una historia que se deba evitar. Al contrario, la historia de Óscar Rojo es de esas a las que te debes enfrentar, para aprender que, a veces, los tesoros se esconden en los lugares más insospechados. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...